Ciudad del Cabo, ciudad sin agua

Autor: Manuel Manrique Castro
21 marzo de 2018 - 12:10 AM

La delicada situación de la urbe sudafricana es una nueva señal de alarma imposible de soslayar porque no estamos lejos de que suceda algo semejante en otros lugares del mundo.

El agua hace parte de nuestra rutina diaria de tal manera que resulta impensable no disponer de ella.  No es el caso, sin embargo, de 750 millones de personas en el mundo y tampoco de los 4 millones de habitantes de Ciudad del Cabo en Sudáfrica, la segunda más importante de ese país, enfrentada a la inminencia de quedarse sin este vital recurso.

Inicialmente estaba previsto que el 12 de abril sería el Día Cero, fecha de cierre del suministro público del agua en Ciudad del Cabo. Sin embargo, aunque las pocas lluvias recientes no han roto la sequía de 3 años, la más grave en un siglo, le han dado un respiro a la población, ya que la temida fecha de corte del servicio público se trasladó al 27 de agosto de este año. 

Lea también: Mala infraestructura impide el acceso de la población al agua

En el intento de posponer la llegada del Día Cero, la Administración de la ciudad fijó un tope de consumo diario -por persona- de 87 litros, equivalentes a una ducha de 4 minutos, a partir del 1 de enero de 2018. En febrero ese tope se redujo a 50 litros y si los reservorios, que según la NASA están al 26 % de su capacidad (y el mayor de ellos al 13.5 %), no se recuperan, todos los habitantes de la más atractiva ciudad de Sudáfrica tendrán que hacer fila en 200 puntos para recibir su dotación diaria, bajo distribución coordinada entre el ejército y la policía.  El consumo en promedio de Colombia está ligeramente por encima de 100 litros, en Chile 170 y en España 137 litros.

Esta situación, originada en el cambio climático, razón de fondo de la sequía de los 3 últimos años, y también en el crecimiento poblacional y las irracionales prácticas humanas evidenciadas en el descontrolado consumo de agua, tienen al principal polo turístico de Sudáfrica, generador anual de 27,000 millones de Euros por año, al borde de una de las peores crisis ambientales de nuestra era. 

Si pese a los esfuerzos desesperados y costosos de las autoridades llega el racionamiento extremo de 25 litros diarios por persona, la vida de Ciudad del Cabo cambiaría radicalmente descorriéndose el velo de una realidad sin precedentes: agua sólo para lo indispensable, baños de menos de dos minutos, lavandería ocasional, jardines secos; escuelas, universidades, oficinas, negocios, desabastecidos; hospitales, fábricas y hoteles con atención mínima. Hedor a riesgo sanitario constante en toda a ciudad. Los acontecimientos masivos tendrán que repensarse. Lavar el carro será delito.

La disputa por el agua puede alcanzar contornos inimaginables con policía y servicios reorganizados para atender una nueva e imprevisible convivencia urbana. Desconcierto y reajuste severo de la vida familiar con los niños como principales afectados.  Los pobres llevarían por supuesto la peor parte con reaparición probable del apartheid, consecuencia de la escasez extrema.

Suena a cantaleta pero la delicada situación de la urbe sudafricana es una nueva señal de alarma imposible de soslayar porque no estamos lejos de que suceda algo semejante en otros lugares del mundo. Sao Paulo, Ciudad de México, Bangalore, El Cairo y otras más están en la lista. Como dato adicional, para 2030, dentro de 12 años, la demanda superará en 40% la oferta mundial de agua.

Mientras Brasilia es sede del Foro Mundial del Agua hasta el 23 de marzo y mañana 22 se conmemora el Día Mundial del Agua, los habitantes de Ciudad del Cabo y de miles de poblaciones sobre el planeta, como en novela de ciencia ficción,  no sólo batallan por el agua, que consiguen cara y con dificultad, sino también corren el riesgo de enfrentar restricciones peores.

Ciudad de Cabo, la urbe que Nelson Mandela vio crecer desde Robben Island, durante sus 27 años de cautiverio, está a punto de pasar por la experiencia inédita de vivir con el agua a cuenta gotas.

Vea también: Desarrollado y sostenible

La conmemoración de mañana y el encuentro en Brasil, tienen la obligación moral  de imprimir acción a las palabras y decisiones prácticas a los dilemas que el futuro del agua, el cambio climático y el desarrollo sostenible plantean.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Nueva oportunidad para los municipios
Columnistas

Nueva oportunidad para los municipios

En el siempre congestionado diciembre, cuando se realizan las ceremonias de cierre del año,

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Palabra & Obra /

La trova y la copla Ñito Restrepo

La maestra Lucila González de Chaves invita a conocer clásicos de la poesía popular, como el antioqueño...
3
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
4
Columnistas /

Un gran paso de la izquierda hacia el poder

El Señor de las Bolsas debe estar frotándose las manos, la efectividad de la fórmula está probada; si...
5
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...
6
Cazamentiras /

Bancolombia aclaró tarifas de sus transacciones

Ante el mensaje que circula en redes sociales sobre una supuesta alza en el valor que Bancolombia cobra por...