Capitalismo, producción y recursos naturales

Autor: Héctor Jaime Guerra León
8 agosto de 2020 - 12:01 AM

Las reglas del capitalismo imperan a lo largo y ancho de todo el planeta, arrasando a toda máquina, sofisticando, tecnificando, manipulando y concentrando los medios de producción- el capital.

Medellín

El capitalismo es el régimen o sistema económico y político que tiene como fundamento esencial para el desarrollo social, el capital y la producción y para la obtención de ganancias, a través de la propiedad privada de los medios de producción y comunicación.

Lea también: Constitución política y realidad social

El economista Kenneth Saúl "Ken" Rogoff, ex jefe del Fondo Monetario Internacional y profesor de Economía en la Universidad de Harvard, al igual que muchos otros estudios, han informado sobre las graves dificultades que se presentan a este sistema en la medida en que en las relaciones de producción genera un mercado –un intercambio- que no respeta limites, ni los bienes que son –esencialmente- públicos y tan indispensables para la sobrevivencia de la humanidad como lo son los recursos naturales: el aire, el agua, la fauna, la flora, entre otros, lo que deja en evidencia las serias consecuencias que se ocasionan, especialmente, por el cambio climático.

De igual manera el académico reconoce en dicho sistema que mientras se acumula una gran riqueza para los dueños de dichos medios; es decir, para unos pocos, los irreversibles daños que se generan en términos de desigualdad e inequidad social son de enorme magnitud, constituyéndose en un obstáculo, incluso, para la viabilidad del mismo régimen capitalista, que piensa solo en el bienestar del mercado y no en el del inmenso número de personas y generaciones (futuras) que, por sus exclusivistas efectos e individualistas intereses, quedan por fuera del sistema- del mercado (sin trabajo, salud: asistencia sanitaria, salubridad, educación, falta de oportunidades, recreación, etc.), pasando a engrosar deplorables cinturones de marginalidad y pobreza; al igual que las difíciles crisis financieras al Estado (y sociedad) -que es el administrador de esos bienes públicos y el que tiene que afrontar dichas crisis, tratando de crear los equilibrios con los recursos de la gente- tributos, que normalmente no debieran ser para eso – ejemplo, la refinanciación de los bancos- con la famosa “socialización de las perdidas”. Esos recursos debieran ser para brindar más y mejores servicios públicos básicos, los mismos que -ante tales crisis- empiezan a escasear, aumentando las necesidades y empeorando la calidad de vida de la mayoría de la población.

Esta crisis se afronta por parte de toda la humanidad; pues las reglas del capitalismo imperan a lo largo y ancho de todo el planeta, arrasando a toda máquina, sofisticando, tecnificando, manipulando y concentrando los medios de producción- el capital, hasta el punto de que se hacen inalcanzables, no solo esos medios, sino especialmente las ganancias para las mayorías ciudadanas. En este tipo de producciones no hay socialización de dividendos para todos los actores de la cadena productiva.

Dicho sistema que es propio de las minorías, de las elites, de las grandes corporaciones económicas que manejan poder, dinero y conocimiento y los grandes medios de producción- ganancia, se nutre paradójicamente, de los bienes públicos (que utiliza básicamente como materias primas) y se ha dedicado a arrasar, casi que sin ningún control, nuestros recursos naturales, poniendo en jaque no solamente a quienes –como ya se dijo- están por fuera de dicho régimen, sino que también, la explotación de la riqueza nativa y mineral, que es básica e indispensable para el equilibrio ambiental y vital de nuestra madre tierra y también de la humanidad, está en serio peligro de extinción.

Así se ha reconocido ya a nivel mundial en los importantes estudios publicados por las más autorizadas organizaciones internacionales y por diferentes expertos que -como Santiago Sáez, periodista especializado en cambio global, han descubierto que “La naturaleza se muere, y es por culpa del actual sistema económico global. Si no cambiamos de rumbo de manera urgente, los humanos nos convertiremos en víctimas además de culpables”. Esto es lo que se anuncia en un histórico informe de la Plataforma Intergubernamental en Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES en sus siglas en inglés), un organismo dependiente de las Naciones Unidas que equivale al IPCC (el Panel Internacional de Expertos sobre Cambio Climático) en materia de biodiversidad. El informe que fuera publicado en el 2019, contempla que “por efectos del cambio climático alrededor de un millón de especies animales y vegetales están en peligro de extinción”, fuera de los muchos que ya han desaparecido por completo de la faz de la tierra.

Le puede interesar: Los partidos políticos pilares fundamentales de la democracia

La desaforada, egoísta e indiscriminada explotación y contaminación de nuestras riquezas naturales, nos está llevando directamente al fracaso, no exclusivamente del sistema económico que así actúa (que también por su egoísmo y malas acciones- insensatas prácticas está en serios conflictos con la humanidad y consigo mismo), sino también de nuestra casa- la madre tierra- que está sufriendo serios problemas y riesgos por causa de tan nefasto y despiadado actuar.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Alvaro Gómez Hurtado
Columnistas

Nuestro “pacto social” requiere cambios sustanciales

Se requiere recomponer el rumbo perdido, reestructurando el pacto- Estado actual, para sanearlo y extirparle los males (vicios y corrupción) que se han apoderado del...

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall
4
Columnistas /

Los jóvenes son el presente y el futuro de Colombia

Esta es una gran oportunidad para que nuestros jóvenes adquieran experiencia laboral, se vayan...
5
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
6
Mundo Estudiantil /

“La Normal no es normal”

Como una formación rocosa que sobresale de la superficie del mar, la Escuela Normal Superior Antioqueña...