Belleza y encanto del alfabeto

Autor: Gloria Inés Upegui Valencia
20 junio de 2020 - 12:05 AM

Las letras no están en el teclado o en la pantalla por su propia voluntad, ni por Bill Gates, somos nosotros los que les damos vida, sentido.

Medellín

Después de aprender a hablar de corrido nos convertimos en loras parlanchinas, acostumbrados a hablar antes de pensar, la mayor parte del tiempo hablamos mecánicamente. Menos aún nos detenemos a mirar cómo están compuestos los vocablos que emitimos. El desarrollo de la tecnología ha contribuido a que ni siquiera estructuremos las frases, verbigracia el celular adivina lo que vamos a decir pues los algoritmos arman los mensajes de acuerdo con nuestras entradas históricas. Si escribimos algo más sustancioso en el computador, el sistema operativo se encarga de corregir o sugerir palabras, nos da un reglazo en la mano -como un viejo maestro- cuando cometemos errores, lo que ha facilitado escribir, mas no crear.

Lea también: La lectura, un placer en soledad

Así se ha perdido la magia de la escritura manual, no hablo de pulsar un teclado o peor de dar un clic. Escribir y equivocarse, tachar, arrancar la hoja tirarla al cesto y volver a empezar ¡no va más! En la asignatura Escritura: se empieza con las “planas” de palito/bolita para soltar la mano del aprendiz, se va complejizando hasta escribir en letra cursiva, de ahí se da el salto a las pantallas. Antaño cada símbolo o letra pasaba por nuestras manos, la moldeábamos hasta tener un estilo propio tras haber acariciado las 28 letras del alfabeto con el grafito, la imprenta o de molde era muy posterior. Acompáñenme en este recorrido por las historias de letras enigmáticas, serias, juguetonas, simplonas.

Comencemos con la h, así en minúscula, y sus encantos: siempre se me ha parecido a una cómoda silla con espaldar, un tanto alta donde a los chicos les quedan colgando los pies. Su mayor travesura es que generalmente no suena. Ni al inicio, ni en el medio, ni al final de la palabra emite sonido alguno, se da el lujo de ser muda (hielo, adhiere, ah). Exige estar después  de la c para sonar fuerte como el chachacha del tren. La hache significa cerrado en su origen semita, claro, su morfología en mayúscula, H, se asemeja a una cerca.

La ñ, Ñ derivó del medieval dígrafo nn, NN. Para abreviar juntaron las siamesas en una sola que coronaron con la sedilla, sombrerito de lo más curioso que nos obliga a juntar la mitad de la lengua con el paladar. Orgullosa de su corona, la eñe pone en apuros a los anglohablantes que duran años intentando sin éxito decir correctamente: ñato, cañón, muñeca, mañana, uña, riñón. Ñangas, jamás lo lograrán. La o, O es la plus ultra pues el círculo representa infinitud, espiritualidad, vacío. Es rueda, es círculo cromático o vicioso. Es exclusivista (pertenece a cierto círculo) y tan perfecta que todos sus puntos equidistan del centro. De tan orgullosa la o se vuelve chocante, la vemos obesa, la volvemos balón para darle un patadón. Y canción al entonar “María La O”.

Yunta, yugo, yunque, tienen forma de y, Y, que cual loca adolescente no ha decidido cómo llamarse, si ye o i griega. La verdad le queda difícil porque dependiendo de la compañía en que ande y el lugar que ocupe en la palabra, suena diferente. Es i griega si va de última: ley, mamey, hoy, soy, y, muy. Es ye en medio o al inicio de vocablos: ayer, mayor, yuca, yazgo. Su indisciplina puede provenir de que siendo la penúltima del alfabeto, no tiene control de sus mayores.

Reto a cualquiera a que me diga de memoria más de diez palabras que inicien con k, K, distintas de kepis, kiosco, kilo y kilómetro. En mi Pequeño Larousse (versión 1951) de las 1.008 páginas que ocupa todo el alfabeto, la ka alcanza una y media hoja. Creo que es un capricho de los dioses de la dicción, el botón de lujo, la exquisitez. Más dramático aún es el limitado uso de la w, W, herencia anglicista y última letra incorporada al alfabeto. Ésta tan solo lleva media página (del famoso Larousse). Algunas entradas son: la rebuscada watercloset (sanitario); waterpolo y el, para algunos, enviciador whisky. Es también otro caso de crisis de identidad, no tiene idea si es doble V o doble U. Ambas, k y w, van por lo regular al inicio de palabra.

¡Y qué tal la exótica X! Si es al inicio de palabra de golpe recuerdo el sonoro xilófono, pero no más. En medio de vocablos es mucho más común: laxo, máxime, exigir. La equis es cruz o doble yunque, tachón o multiplicación, madame o enigma. Se originó de la unión de K y S. En su origen proto-sinaítico significó soporte. Y vaya que cualquiera se recostaría tranquilo sobre este puntal, enraizado sobre dos patas y abrazador con las dos aspas superiores. Compite en sonoridad con la doble cc (ej., occiso), pero es innegable su superioridad plástica y bella grafía. Se ha encontrado en inscripciones en la península del Sinaí y existe en griego, latín y hebreo con sus propias simbologías y sutiles diferencias de pronunciación.

Le puede interesar: Escribir sobre lo escrito

Las letras no están en el teclado o en la pantalla por su propia voluntad, ni por Bill Gates, somos nosotros los que les damos vida, sentido. Escribir es el ejercicio de acomodar el alfabeto a nuestras órdenes, donde cada letra tiene su historia desde los primeros sonidos guturales de nuestros antepasados olvidados, las llevamos en los rayones del cerebro, con el lenguaje nos comunicamos.

Fuentes: Pequeño Larousse Ilustrado, París-6ª., 1951

https://www.lne.es/siglo-xxi/2011/02/13/letra-historia/1033097.html

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Valeria
Valeria
2020-06-22 11:47:15
Me pareció muy interesante que jugaras con las letras
Álvaro
Álvaro
2020-06-20 13:55:54
Doña Gloria; Excelente su artículo, Solamente, una precisión, el alfabeto español tiene 27 letras y no 28. Cordial saludo Ing. Álvaro Urrea Bustamante 2020/6/20

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Sócrates
Columnistas

El pertinente eco de la palabra de Sócrates

Sócrates fue condenado a muerte acusado de introducir nuevos dioses y de corromper a los jóvenes, cargos injustos tras los que se ocultaba el odio que le tenían...

Lo más leído

1
Columnistas /

Queja de pena y amor por nuestra Alma Mater

Sin duda, el compromiso de defender y respetar a la Universidad, debe ser tarea de todos los estamentos...
2
Palabra & Obra /

El extranjero, una metáfora del absurdo

Meursault como símbolo del descalabro de la razón y del sujeto
3
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
4
Sectores /

Viajar por avión ¿es un servicio público esencial?

El pleito entre pilotos y Avianca no concluyó con la decisión de un tribunal, ahora el caso se traslada a...
5
Seguridad /

Medidas contra cultivos ilícitos se han debilitado: Expertos

Según analistas consultados por EL MUNDO, pese a los riesgos ambientales y en salud, las aspersiones...
6
Estilos De Vida /

Camino a un ser auténtico

El Día internacional del Yoga se conmemorará el próximo miércoles 21. Un acontecimiento que se viene...