Barreras del crecimiento y el empleo

Autor: Dirección
13 octubre de 2019 - 12:09 AM

La debilidad del Estado para garantizar a los inversionistas posibilidades de trabajar en el país, siendo legales, sostenibles y responsables, es la principal amenaza para que Colombia se acerque al cumplimiento del octavo ODS.

Medellín

Los recientes resultados de los más sensibles indicadores económicos, el crecimiento del PIB y el comportamiento del empleo, con su variable de informalidad, han propiciado una nueva discusión pública sobre el desempeño del país y las decisiones necesarias para que en los próximos diez años Colombia se aproxime al cumplimiento del Objetivo 8 del Desarrollo Sostenible: “Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos”; en torno a él, la ONU ha fijado como prioridades llegar a tasas anuales de crecimiento de 7%, lejano aún para un país con crecimiento anual del 3%, y alcanzar pleno empleo en condiciones de trabajo decente, mucho más difícil para un país cuyas tasas de desempleo no bajan de 9% y las de informalidad laboral apenas han caído a 47,5% (ver gráfico).

Lea: Hacia el desarrollo sostenible global

Desde su inicio, esta discusión fue atravesada por la agria polarización que afecta la vida pública y que limita las posibilidades de analizar con la racionalidad que merecen, problemas estructurales. En el caso del desempeño económico, las dificultades para adelantar un debate riguroso se traducen en el desaprovechamiento de la ubicación privilegiada del país y de sus inmensos recursos naturales como instrumentos para mejorar efectivamente las condiciones de vida de los colombianos.

Lea también: Sensibilidad y responsabilidad

Las principales responsabilidades del Estado en el fortalecimiento de la inversión privada, primera generadora de crecimiento económico y de trabajo decente, son las de creación de condiciones de seguridad física y jurídica para la operación empresarial, los inversionistas y sus recursos. La generación de condiciones de seguridad física fue una promesa del acuerdo final con las Farc que dejó de cumplirse por las debilidades del protocolo en materia de cese del narcotráfico y represión de la reincidencia, así como por la falta de voluntad inicial para enfrentar las rentas ilegales y las organizaciones criminales que de ellas se benefician. Y la oferta de seguridad jurídica a la inversión sigue siendo una promesa aplazada, como queda demostrado con las continuas reformas tributarias, y las amenazas de inconstitucionalidad que penden sobre ellas, así como en las inconsistentes decisiones de autoridades administrativas, acuciosas ellas para contener la actividad empresarial formal pero ciegas para detener la ilegalidad y la informalidad que transcurren sin acatamiento de los compromisos de sostenibilidad o formalización laboral, como es tristemente notorio con la depredadora extracción ilícita de minerales, metálicos y no metálicos, pero no sólo allí.

Además: Los conflictos que Colombia no supera

También es tarea del Estado enfrentar y encontrar la manera de contener la judicialización de la economía, representada en una espiral de acciones e intervenciones desproporcionadas de órganos de justicia, que actúan a motu propio como lo vienen haciendo la Fiscalía y la JEP con su amenaza de frenar el desarrollo de Hidroituango; o lo hacen impulsados por personeros de dudosos intereses particulares, cuya representatividad no parece importarle a los procesadores de las querellas o a quienes las amplifican en medios de comunicación o escenarios políticos; ejemplo de este último tipo de controversias es la instaurada contra Cerrejón, con petición de imponer medidas cautelares que implicarían el cierre de operaciones de la principal mina exportadora de carbón en Colombia, en actividad desde hace 34 años.

De su interés: Vicisitudes del sector eléctrico

La debilidad del Estado para garantizar a los inversionistas posibilidades de trabajar en el país, siendo legales, sostenibles y responsables, es la principal amenaza para que Colombia se acerque al cumplimiento del octavo ODS, que todos los estados consideraron deseable y posible para ofrecer calidad de vida a las personas y garantizar el progreso colectivo.

Si bien el crecimiento del sector real de la economía es la principal fuente de generación de trabajo decente -el que tiene estabilidad, seguridad social, remuneración justa y garantía de diálogo social- existen también condiciones legales que posibilitan o impiden la generación de puestos formales de trabajo. En Colombia, una estructura legislativa aparentemente proteccionista del trabajador y las organizaciones sindicales -que termina convertida en su principal enemiga- ha convertido el contrato de trabajo en una camisa de fuerza desconocedora de las realidades de los mercados y del propio mercado laboral. Mientras pervivan las rigidices para realizar contratos laborales flexibles en sus condiciones de horarios, realización y terminación, y se mantenga la excesiva protección a algunos sindicatos irracionales, son ineficaces, y desproporcionadas, medidas de abaratamiento del trabajo, reducción de costos parafiscales o minimización de la seguridad social, pero parece que tampoco este gobierno tiene la valentía para abrir esa, una discusión aplazada por décadas.

Le podría interesar: Los costos en el modelo de negociación del salario mínimo

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Tropas estadounidenses en Colombia
Columnistas /

Lo que la BBC le oculta a la opinión británica sobre Colombia

Nostradamus
Columnistas /

Nostradamus: la profecía hecha hombre

Corte Constitucional
Columnistas /

¿Por qué aspiro a la Corte Constitucional?

EPM
Columnistas /

Una propuesta ilegal, inconveniente y peligrosa, pero imparable

Günther Anders
Columnistas /

¿El fin de la humanidad?

Artículos relacionados

La Corte devuelve el aliento a la minería
Editorial

La Corte devuelve el aliento a la minería

Al establecer unos principios y unas orientaciones claras frente a lo que debe hacerse, también ella misma puso fin al hábito de asumir competencias ajenas y más...
Gobierno y empresarios se encuentran para forjar confianza
Editorial

Gobierno y empresarios se encuentran para forjar confianza  

Pasar de la favorabilidad a la confianza será el fruto de las ejecutorias con que el Estado y el sector productivo demostrarán su determinación de atender los...
La admisión de Colombia en la Ocde
Editorial

La admisión de Colombia en la Ocde

En su nueva condición, Colombia debe salir de su zona de confort como país subdesarrollado y empezar a trabajar de manera consistente para superar sus propias...

Lo más leído

1
Política /

Una mujer que fue primera en todo

A sus 90 años de edad falleció Rosita Turizo de Trujillo, tras una intensa y productiva trayectoria...
2
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
3
Columnistas /

¿El fin de la humanidad?

Vamos a tener que refinar al máximo la violencia justa y convertirla en el camino para la liberación de...
4
Columnistas /

Fundamentalmente, contextualizar con precisión los vocablos

Guía para la expresión correcta en español
5
Columnistas /

Nostradamus: la profecía hecha hombre

Nostradamus fabricaba medicinas, también perfumes y ungüentos. “La píldora rosa” estaba compuesta de...
6
Columnistas /

Lo que la BBC le oculta a la opinión británica sobre Colombia

El señor Miranda obra como si ignorara que, en Colombia, la connotación de la palabra “oposición”,...