Atrás quedó la Navidad

Autor: Pedro Juan González Carvajal
14 enero de 2020 - 12:04 AM

Sigo esperando que mejore el clima, que se terminen las obras en proceso y las obras inconclusas y que los nuevos gobernantes comiencen con pie derecho.

Medellín

Como dice el estribillo de la canción decembrina, “Otro año que pasa y yo esperando y yo esperando”. Después de un diciembre que pasa como un relámpago y que se inició con una exitosa alborada, no queda si no reconocer que las campañas contra esta actividad son inocuas y que solo falta que el Estado asuma la organización, diseño y costo de unos juegos pirotécnicos de alto nivel en cada punto de concentración poblacional de la ciudad, manejados por expertos y que se conviertan en un espectáculo seguro y bonito para todos.

Le puede interesar: Lista de Navidad

En ese orden de ideas sigo esperando que mejore el clima, que se terminen las obras en proceso y las obras inconclusas,y que los nuevos gobernantes comiencen con pie derecho.

Sigo esperando que el gobierno central gobierne, que la justicia funcione, que la salud atienda y que la educación sí sirva para alguna cosa.

Sigo esperando que los triunfos de nuestros artistas y deportistas continúen, que superemos del todo la contingencia de Hidroituango y que nos vaya bien en la Copa América.

Sigo esperando que acabemos con la corrupción, que superemos la pobreza y que alcancemos la equidad.

Sigo esperando que los ciudadanos nos comportemos como gente civilizada y que los funcionarios gubernamentales entiendan que son funcionarios al servicio de los ciudadanos.   

Sigo esperando que nuestros dirigentes no politicen a las Fuerzas Militares y de Policía y tampoco politicen la carrera diplomática ni las relaciones exteriores.

Sigo esperando que no asesinen niños ni mujeres y que se respeten los derechos de los estudiantes, de los obreros, de los periodistas, de los jueces, de los policías, de los militares, de los campesinos y de los ciudadanos del común.

Sigo esperando que la clase dirigente actúe como tal y que no caiga en pequeñeces, ni que sus intereses personales atenten contra los intereses generales.

Sigo esperando que todos los colombianos valoremos la riqueza natural de nuestro país y que conjuntamente la sepamos cuidar y aprovechar.

Sigo esperando que todos entendamos en qué consiste eso de ser buen ciudadano, y que el respeto, la tolerancia y la solidaridad reinen entre todos nosotros.

Sigo esperando que el proceso de paz y el proceso de restitución de tierras avancen con normalidad y actuemos como miembros de un modelo democrático.

Sigo esperando que los políticos y los empresarios valoren los reclamos de la población, en su mayoría razonables.

Sigo esperando la imparcialidad, objetividad, transparencia y seriedad de los distintos medios de comunicación.

Sigo esperando que a partir del conocimiento y del reconocimiento entendamos la calidad de país que heredamos y que debemos cuidar con esmero.

Sigo esperando que todos entendamos que nuestra casa común es frágil y que es responsabilidad de todos cuidarla y exigir a los tomadores de decisiones que actúen, pero ya.

Sigo esperando que se configuren verdaderos partidos políticos que permitan la supervivencia y desarrollo de nuestra maltrecha democracia.

Sigo esperando que entendamos que somos ciudadanos del Silo XXI, a pesar de que nuestras instituciones y algunos dirigentes actúen como si vivieran en los Siglos XIX y XX.

Sigo esperando que el pretenciosamente llamado Sistema Educativo forme ciudadanos con plena conciencia geográfica e histórica.

Sigo esperando que todos los colombianos volquemos nuestra mirada hacia el campo, si es que consideramos que todavía podemos llegar a tener futuro.

Le puede interesar: Asuntos varios

Sigo esperando que solo haya una sola Colombia la rural y la urbana y que todos comprendamos de hacemos parte de una misma sociedad.

Sigo esperando que esta espera no sea infructuosa.

¡Un buen 2020!

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Buchón de agua en Hidroituango
Columnistas

Divagaciones

La variable demográfica es tal vez la más importante de todas cuando queremos diagnosticar y establecer programas serios que generen verdadero impacto

Lo más leído

1
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
2
Tecnología /

Uso de la tecnología ha ayudado a superar la pandemia

Varios países se aferraron a prácticas tecnológicas para enfrentar la pandemia. Diferentes aplicaciones...
3
Columnistas /

Irretroactividad en la imposición de sanciones tributarias

Le corresponderá a los contribuyentes afectados por dichos actos ilegales presentar el recurso de...
4
Columnistas /

Legal y moral, legalidad y legitimidad

Privilegiamos lo legal para analizar y juzgar una decisión, dejando muy de lado los criterios guías en la...
5
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
6
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...