¿Turismo rural u otras alternativas turísticas para el Suroeste?

Autor: Carlos Augusto Giraldo
23 agosto de 2019 - 12:00 AM

El mega parque que Comfama quiere construir en Jericó, a nuestro juicio, pondría en alto riesgo nuestra vocación de turismo rural en el Suroeste antioqueño. 

Medellín

Carlos Augusto Giraldo

El Suroeste antioqueño, después de la crisis cafetera de los noventas y tomando lecciones del Eje Cafetero, ha consolidado una vocación turística. Es un fenómeno de los últimos veinticinco años.  Muy pocos creían en las posibilidades turísticas de la región. Hablar en 1990 de “la Ruta de las Garzas” por el rio Cauca entre La Pintada y Bolombolo, era solo una osadía que se le ocurrió al visionario Iván Restrepo Gómez (fundador del Encuentro de Dirigentes del Suroeste).  Construir un hotel, como lo propuso y ejecutó Ricardo Sierra desde Comfenalco en Jardín, no parecía ser sensato.  Apenas dos décadas atrás, se requería alzar mucho la voz para pregonar que el Suroeste tenía atractivos, que era una región con potencial e identidad cultural, con biodiversidad, con agua como insumo para la recreación, con paisaje deleitante, con gente genuina. Por fortuna, hoy, el potencial turístico del Suroeste es “pan comido”.  Es uno más de los rubros de su economía. Y todos quieren quedar en la foto. Hasta los que nunca creyeron en él. El Suroeste está de moda.

Aquí se ha consolidado la modalidad que la CEPAL y los japoneses han denominado turismo rural. Es un concepto que se usa en contraposición con el turismo a gran escala y de gran empresa. No necesariamente es aquel que se desarrolla en zonas rurales.  Tiene enorme componente social y ayuda a distribuir ingreso. Es el que desarrolla las potencialidades del territorio y de sus personas. No demanda de cadenas de hoteles sino de casas adecuadas como hoteles modestos.  No tiene atractivos artificiales o teatralizados como Las Vegas, sino que aprovecha la quebrada, el nacimiento de agua, el guadual, los pájaros, la neblina, el balcón colonial, la casa pintoresca con colores vivos, las procesiones tradicionales, las casas campesinas genuinas, el cafetal sin teatro, el chorro de la quebrada, el rumor del rio, el color naranja del amanecer, los cielos estrellados, la luna cadenciosa subiendo desde la cordillera. 

Ese mismo turismo rural deja los beneficios en la tienda de esquina donde el visitante acude a comprar; en el señor que tiene tres caballos y arma cabalgatas simples; en el restaurante pueblerino con sazón y sabor de tradición; en la casa grande que fue convertida por la familia en un pequeño hotel digno; en el microempresario que arma tours para conocer el manejo vivo del café o de las vacas o de un cultivo; en la señora que hace tamales para turistas que pasan por las calles; en el dueño de un restaurante o un cafecito que fueron mejorados con esforzada inversión de la familia para aprovechar el nuevo flujo de turistas.  Esas y otras muchas, son las ventajas de que el turista vaya a nuestros pueblos. ¡A todos!

De meses atrás nos anuncia la caja de compensación familiar Comfama, que construirá en territorio de Jericó, sobre la ribera del rio Cauca y con influencia en casi todo el cañón del Cartama, uno de sus mega parques recreativos. Según información de prensa, el mega parque cubre 133 hectáreas, contará con piscinas, equipamientos recreativos, restaurantes y zona de conservación ecológica para que los visitantes del parque puedan “entrar en contacto respetuoso y aprendizaje con la naturaleza”.  El mismo medio agrega que el mega parque demandaría el trabajo de 1500 personas y llevaría cada año a un millón de turistas a sus instalaciones.

Si se mira la ubicación de los mega parques de las cajas de compensación, y otros que operan en el país, se advierte que ellos se construyen justo en regiones en donde se quieren aprovechar condiciones climáticas o de cercanía a centros poblados. Pero nunca se instalan en zonas donde representan una competencia con la vocación de turismo rural que ya se consolidó. Ese sí es el caso del Suroeste en el cañón del Cauca. Comfama construyó sus mega parques en el Oriente antioqueño (con excepción del de Guatapé) sin competir con la vocación turística de esas regiones.  En Melgar y municipios vecinos, zona de influencia de Bogotá, las cajas tienen mega parques que aprovechan el clima y las vías. Pero no se instalaron allí en competencia con una vocación de turismo rural en esa región. Allí no hay hoteles familiares, ni casas rurales convertidas en posadas, ni cabalgatas promovidas por señores que tienen tres caballos, ni cafecitos coquetos mejorados por las familias, ni vocación histórica de turismo. Es claro que aquellas regiones tienen el turismo como factor económico, pero no el denominando turismo rural como el nuestro.

De lo hasta aquí dicho surge entonces la pregunta: ¿El mega parque Comfama en el sector La Guamo, podría representar una amenaza para la vocación turística rural del Suroeste antioqueño? El mega parque llega para competir en una región que ya consolidó el turismo rural que no coincide con el de sol, piscina, restaurantes masivos, toboganes gigantescos, corredores preparados para ser “ecológicos”, arquitectura construida imitando la que en los pueblos vecinos es genuina, y otros equipamientos. 

Para la región es preferible y más benéfico que ese millón de turistas conozcan la naturaleza real y biodiversa en las restantes 480 mil hectáreas del Suroeste y no en las 133 hectáreas recién acondicionadas del mega parque y en un solo clima.  Más conveniente y aportante al desarrollo regional sería que el millón de turistas visiten las quebradas y chorros reales y múltiples de la región.  Mucho mejor para el ingreso económico equitativo de las familias, si en vez de toboganes gigantescos, el rio Cauca es desarrollado como atractivo de navegación deportiva con beneficios, sobre todo, para las familias de La Pintada, Puente Iglesias y Peñalisa. Los pueblerinos del Suroeste preferiríamos que ese millón de turistas recorriera las calles y veredas y gastara su dinero en los 23 municipios; conociendo la arquitectura real, conversando con la gente así como es; comprando en la tienda de esquina; almorzando en el restaurante familiar; escuchando y contemplando las aves de sus tres climas. En fin, los preferimos inmersos en la cultura, la arquitectura y el paisaje reales del Suroeste y contribuyentes de la vocación turística rural, antes que del turismo teatralizado.

Ante las dudas justificadas, hago uso de las mismas palabras del director de Comfama en carta dirigida al gerente de otra empresa, que quiere intervenir en la misma región del Rio Cauca, y que fuera ampliamente difundida por los medios en meses anteriores: El mega parque que Comfama quiere construir en Jericó, a nuestro juicio, a partir de la información que tenemos y la que hemos recopilado por diversas fuentes pondría en alto riesgo nuestra vocación de turismo rural en el Suroeste antioqueño.  Y para no convertirnos en los profetas del NO SE PUEDE, invitamos a Comfama a que socialice con las comunidades (no en una única reunión como la que ya convocaron en La Pintada) los detalles del proyecto, y a que nos permita discutir a los suroestanos en diálogo civilizado y equitativo, si el mega parque complementa o amenaza eso que hemos construido por décadas en el Suroeste antes que Ustedes recién llegaran.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Y el masculinicidio?

A toda la muerte violenta de una mujer, le endilgan el calificativo de feminicidio. Es un craso dislate
2
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
3
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
4
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
5
Columnistas /

Ingeniería y ética profesional

La ética en la ingeniería empieza por establecer que la responsabilidad primaria del ingeniero es...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...