¿Plomo es lo que hay?

Autor: Alberto Morales Gutiérrez
23 febrero de 2020 - 12:04 AM

Para este tipo de enajenados, el diálogo está proscrito. No les gusta porque el diálogo exige inteligencia.

Medellín

Las fotografías y videos difundidos el pasado 20 febrero que muestran al Esmad ingresando a la Universidad de Antioquia, son una especie de dolorosa prueba de los niveles de atraso conceptual que rigen las decisiones gubernamentales. El discurso del alcalde Quintero sustentando su decisión, da grima.

Lea también: Aprender del poder “por ejemplo negativo”

No puede uno menos que pensar en las muy serias reflexiones que se hace el profesor Carlo María Cipolla (1922-2000) en su texto Allegro ma non troppo (Editorial Crítica 1988) en el que se registran las leyes fundamentales de la estupidez humana, para entender los orígenes de estas decisiones.

Plantea en efecto el carácter funesto de los estúpidos dado que es muy dificil para alguien razonable entender su comportamiento. De hecho –dice– las sucias maniobras y las deplorables aspiraciones de los bandidos son previsibles, mientras que es impredecible la lógica de los estúpidos. No hay en ellos un plan preciso, están sujetos a la sin razón.

A no dudarlo, esa sin razón campea con cierto brío cuando el estúpido ingresa en el argumento de la guerra, de “la ley del más fuerte”, de “mi revolver es más largo que el tuyo”, del “plomo es lo que hay”.

Maquiavelo sirve mucho a su discurso pues es conocido su aforisma según el cual “la guerra debe ser la principal ocupación del gobierno y éste debe tener poder absoluto en esta materia”.

Es muy patético porque ese tipo de gobernantes degeneran en la gendarmería: Son felices recorriendo las calles para garantizar el orden “personalmente”, y corriendo a fotografiarse cuando “atrapan” a un criminal para demostrar su eficacia. “El poder absoluto” es la frase que más los excita.

Para este tipo de enajenados, el diálogo está proscrito. No les gusta porque el diálogo exige inteligencia. Lo que llaman la ética discursiva no hace parte de sus intereses y es por ello que el entendimiento, el podernos entender, no está en el marco de sus reflexiones ni de sus aspiraciones. Para ellos, la fuerza es el único argumento contundente.

Entonces, con el ejemplo que se brinda desde los abismos del poder, la sociedad contagiada se aniquila, la estupidez se difunde. Como plomo es lo que hay, mi bala poderosa te demuestra que mi equipo de futbol es mejor que el tuyo, mi cuchillo ensañado en tu piel da cuenta de que mi religión es mejor que la tuya, el changón humeante te persuade, ahí en el suelo, ya cadaver, que no debiste chistar porque te dije que esta calle me pertenece. Tu cuello sangrante te hace saber que mi partido es superior al tuyo, tu cuerpo agonizante te argumenta que soy superior a ti.

Le puede interesar: ¡Los tombos se salieron de madre!

Y así, de estupidez en estupidez la sociedad se desangra, se autodestruye, se pierde.

Atreverse a pensar es un imperativo, humanizarse una necesidad urgente para que, juntos, volvamos a empezar.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Serge
Serge
2020-03-09 05:05:56
¡Excelente artículo!
Edgar
Edgar
2020-02-24 11:53:47
Cuando el columnista escribe "Para este tipo de enajenados, el diálogo está proscrito. No les gusta porque el diálogo exige inteligencia. .... Para ellos, la fuerza es el único argumento contundente.", puede uno pensar que se está refiriendo a los terroristas disfrazados desde el interior del campus hasta las manifestaciones callejeras, donde se destruyen los bienes públicos, pagados con esfuerzo con nuestros impuestos.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Twitt de Maria Fernanda Cabal
Columnistas

El N21 y la propaganda negra

Por descontado se da que la “guerra psicológica” o cualquiera sea su denominación, se nutre de la desinformación, de la mentira y del engaño

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
4
Oh! /

Exaltación del padre, una tradición milenaria

A través de la historia, la figura del padre ha sido exaltada en múltiples civilizaciones mediante la...
5
Columnistas /

¿Y el masculinicidio?

A toda la muerte violenta de una mujer, le endilgan el calificativo de feminicidio. Es un craso dislate
6
Cazamentiras /

Nicolás Maduro, ¿colombiano?

Recientemente, usuarios en las redes sociales reavivaron la polémica en torno a la nacionalidad del...