¡Piensa mal y acertarás!

Autor: Alberto Morales Gutiérrez
17 mayo de 2020 - 12:03 AM

Son actos de provocación permanentes, escupitajos en la cara de la ciudadanía, insultos a su inteligencia.

Medellín

Es al filósofo francés Paul Ricoeur (1913-2005) a quien se debe la construcción de la frase: “escuela de la sospecha”, acuñada para referirse a la trilogía Marx-Nietzsche y Freud que, según él, “muestran un espíritu crítico hacia la sociedad del momento y cuestionan los valores de la época”. Ricoeur encuentra la coincidencia de que los tres personajes de su trinidad sospechan de los valores que las sociedades europeas habían aceptado como válidos, sospechan de la libertad del hombre, sospechan de la religión, del progreso, del racionalismo, en fin.

Lea también: Duque, el kakistocrático

Es sabido que la acepción “sospecha” se ha definido como la creencia o suposición que se forma una persona sobre algo o alguien, a partir de conjeturas fundadas en ciertos indicios o señales. La sospecha es desconfianza, es duda de la honestidad, una especie de certeza íntima en el sentido de que el objeto de la sospecha está haciendo fechorías, cometiendo delitos.

Uno podría decir, sin la más mínima duda, que Colombia es caldo de cultivo para todo tipo de sospechas. No importa hacia donde mire usted, siempre encontrará actos, personajes, noticias, informaciones, contratos, vuelos, titulares, generosidades, organizaciones, que desencadenan todo tipo de sospechas. Con un agravante: Usted siente sospecha, intuye la fechoría, huele la podredumbre, y basta con que transcurran unas pocas horas para que todo lo que usted estaba pensando, se convierta en una dolorosa realidad.

Los sospechosos y sus actos se han incorporado y apropiado de una suma tan gigantesca de cargos e instituciones en absolutamente todos los frentes políticos, económicos y sociales de la vida nacional, que son hoy una cofradía solidaria que se cubre las espaldas, responde en gavilla a las denuncias y se esfuerza de manera conjunta y decidida para que nada cambie, en esta especie de paraíso o cielo delincuencial en que nos hemos convertido.

La pandemia ha sido el escenario más transparente y público para poner en evidencia las dimensiones colosales del estado de postración en que se encuentra el país, frente al poder y el encumbramiento de los sospechosos. Tal vez en ninguna otra parte del mundo tenga tanta validez, tanta desgarradora aplicación, el célebre aforismo “piensa mal y acertarás”.

¿Se ha dado cuenta usted del considerable número de acciones que los sospechosos realizan a diario y que no tienen que ver con la pandemia, pero que dan fe de sus trapisondas? Chuzadas ilegales y prontuarios de inteligencia construidos desde las instalaciones militares, contra personalidades que piensan distinto a los corifeos del gobierno; trámites ante las altas cortes para liberar a delincuentes amigos; aprovechamiento de normas de excepción para contratos, ventas y feriados de empresas estatales; traslados presupuestales con malas intenciones; ocultamiento de pruebas; acciones non santas desde los altos organismos de control; asesinatos sin descanso a líderes sociales y a sus familias, y un desafuero de acciones de “tapen, tapen” en las que se han vuelto maestros.

Y mientras tanto, todo resquicio que deje la pandemia para más y más actos dolosos es bienvenido: contratos, negociados con insumos de salud, el festín de las indelicadezas con las ayudas internacionales, sobrevaloración de tapabocas o jabones, robo de mercados…

Es como si esta coyuntura global adversa fuera solo una oportunidad más para acrecentar sus ganancias, en el jolgorio de la corrupción.

Le puede interesar: La maldad en nombre de Dios

Son actos de provocación permanentes, escupitajos en la cara de la ciudadanía, insultos a su inteligencia.

Sin el más mínimo indicio de autocontrol, van en estampida, no miran hacia atrás ni hacia a los lados, se van a estrellar, por la elemental razón de que han perdido todo sentido de la realidad. Cruce usted los dedos, estamos acertando.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Elsa Noguera
Columnistas

Hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes

Siguen con las mismas prácticas perversas, asumen que aquí no está pasando nada, pero vociferan que todo lo están solucionando.

Lo más leído

1
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
2
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
3
Salud /

La legalidad facilita el consumo de popper

Si una persona inhala popper y la consume en su diario vivir, podría convertirse en una sustancia...
4
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
5
Columnistas /

Ingeniería y ética profesional

La ética en la ingeniería empieza por establecer que la responsabilidad primaria del ingeniero es...
6
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...