#FridaysForFuture

Autor: Carlos Arturo Soto Lombana
24 septiembre de 2019 - 12:04 AM

Bajo el liderazgo de una adolescente sueca de 16 años el mundo se movilizó por un mejor futuro.

Medellín

Carlos Arturo Soto Lombana

Greta Thunberg desde hace un poco más de un año inició una protesta simbólica contra el cambio climático (en adelante desastre climático), asistiendo todos los viernes a la entrada del Parlamento Sueco. Greta sólo contempla volver los viernes a su escuela una vez que Suecia cumpla el Acuerdo de Paris sobre el desastre climático.

Lea también: ¿Hacia un nuevo mayo del 68?

La acción simbólica de Greta ha servido de inspiración a millones de jóvenes que han tomado acciones similares en más de 270 ciudades alrededor del mundo. Una prueba de esta toma de conciencia, a escala planetaria, se pudo apreciar el viernes pasado cuando escolares, profesores y padres de familia se movilizaron en diferentes ciudades del mundo. Para ilustrar la dimensión del movimiento planetario se puede decir que las ciudades que participaron van desde New York hasta Nueva Delhi, pasando por ciudades europeas, africanas y árabes, con consignas a favor de la toma de medidas que detengan la catástrofe climática.

El mundo tiene que tomar en serio el mensaje de Greta Thunberg y no esperar a que la clase política, los empresarios y los dueños del capital tomen conciencia con relación al daño irreparable que se le está haciendo al planeta, ocasionado por el uso sin control de los combustibles fósiles, el uso desmedido del plástico, las prácticas de extracción de recursos naturales y el agotamiento de las fuentes hídricas, entre otros. Este uso sin control ha tenido un crecimiento exponencial en las últimas décadas sin una perspectiva que permita apreciar una reducción del impacto sobre el medio ambiente a mediano tiempo.

Por pequeño que sea la contribución de los ciudadanos a la disminución de las prácticas que degradan el medio ambiente, éstas son bienvenidas. Como ciudadanos podemos comprometernos con el cambio en nuestros hábitos de consumo, con prácticas más amables con el medio ambiente como reciclar, disminuir el uso del plástico, usar el transporte público que se alimente a gas o con electricidad, entre otros. Las instituciones podrían desarrollar políticas y prácticas que aminoren el impacto climático, reduciendo el uso del papel, invirtiendo en productos que tenga mejor eficiencia en términos energéticos (alumbrado, maquinaria); trabajar en campañas que reduzcan el uso del plástico, el icopor e incentivar prácticas de separación de los desechos orgánicos e inorgánicos.

Tenemos una oportunidad en la elección de los próximos alcaldes y gobernadores para comprometerlos con la ciudadanía y con la puesta en práctica de políticas y acciones que contribuyan a disminuir los factores que contaminan el medio ambiente e impulsen medidas coercitivas (mediante legislación, estímulos y cargas impositivas) para que los empresarios y consumidores adopten nuevas formas de producción y de consumo, respectivamente; es preciso estimular el uso de tecnologías limpias y fuentes energéticas que contaminen menos.

Le puede interesar: Tiempo para el diálogo y la concertación

Por otra parte, lo que se ha visto en el ámbito mundial, con el movimiento de los jóvenes liderados por Greta, representa una esperanza y permite suponer que este movimiento seguirá creciendo a nivel mundial y que pronto llegará a Colombia. Los colegios tienen en sus manos un enorme potencial para trabajar, dirigido a la formación de las próximas generaciones de jóvenes que deberán involucrarse de manera más comprometida con la causa de la disminución de los factores que están produciendo el desastre climático.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

María Fernanda Suárez
Columnistas /

El papel de la mujer en la minería

Marchas de estudiantes
Columnistas /

“El cambio viene, les guste o no”

Marcha de 2018
Columnistas /

El jueves sacaré mis viejos huesos a la calle

Peter Singer
Columnistas /

Enemigos de la dignidad humana

Protestas en Chile
Columnistas /

El rancho ardiendo… y Colombia ahí

Artículos relacionados

La Universidad de Antioquia está en el ADN del pueblo antioqueño
Columnistas

La Universidad de Antioquia está en el ADN del pueblo antioqueño

El pasado viernes, la Fiscalía encontró en uno de los predios de la Universidad de Antioquia 761 kilos de pasta base de coca lista para salir del país por alguna de...

Lo más leído

1
Política /

¿Y 20.000 votos de dónde? 

Aproximaciones a las causas que pueden explicar cómo la concejal Nataly Vélez logró sacar en las urnas...
2
Política /

La curiosa coincidencia de la nueva Asamblea

Los siete primeros renglones sacaron las mayores votaciones de sus partidos, mientras que los mismos...
3
Columnistas /

“El cambio viene, les guste o no”

La ciudadania quiere el cambio y se expresa marchando
4
Columnistas /

El rancho ardiendo… y Colombia ahí

A la pobreza consuetudinaria, se suma la indolencia también consuetudinaria de gobiernos que simulan ser...
5
Columnistas /

El jueves sacaré mis viejos huesos a la calle

Contra las expectativas creadas por la Constitución de 1991, la democracia colombiana -la política y la...
6
Columnistas /

El papel de la mujer en la minería

Aún no se logra un equilibrio entre hombres y mujeres dentro del sector minero que tanto aquí en Colombia...