¿Cuántos son los violadores?

Autor: Álvaro López Rojas
27 agosto de 2019 - 12:03 AM

Parientes que por dinero o por hacer méritos con el poderoso, son un vehículo demasiado frecuente para el abuso. Hay gente que vive de eso, de explotar laboral o sexualmente a menores, sean o no sus hijos.

 

Medellín

Álvaro López Rojas

Cuando aparece en los medios de comunicación la noticia, triste y desconsoladora, del maltrato físico de un niño, de los abusos que llevan a la muerte, se levantan las voces de todos, los que verdaderamente sufren con el anuncio, los que deberían estar ganándose el sueldo que para tal fin les pagamos, los que nombran a los funcionarios responsables y hasta los mismos violadores. Hay mucha hipocresía en este asunto tan urgente de afrontar, no solo castigando al autor del delito, sino yendo más allá, adoptando mecanismos de prevención y protección a los menores, atacando el mal desde el origen mismo.

Lea también: El derecho a ser niños

Aunque las atrocidades de un infanticidio nos conmuevan hasta las lágrimas, hay que detenerse a pensar cuanto hemos contribuido con el sufrimiento de esos seres que deberían estar por encima de cualquier interés, puesto que son el futuro de Colombia. La violencia tiene muchos matices en lo que se refiere a los derechos de los menores. Puede tipificarse con la inducción al sexo precoz y a la prostitución, con el acceso carnal, con castigos físicos que incluyan agresiones, golpes y cualquier otra lesión. Pero aun en el proceso educativo, de buena fe, pueden aparecer acciones y decisiones que interfieren el normal desarrollo del niño.

El estado está llamado, por otra parte, a garantizar la integridad de las personas, sobre todo las que pertenecen a los grupos más vulnerables de la sociedad, entre los cuales sobresalen los menores. Las autoridades oficiales no pueden sin razonamientos clamar por la pena de muerte para los violadores como la única solución al problema. Si, que los encierren de por vida, que los fusilen, pero hay que tener en cuenta que posiblemente sean parte de la cadena interminable de abusos y traumatismos. Un buen gobernante acude a mecanismos de prevención del delito, pues la punición no siempre lo erradica.

Hay muchas violaciones, más de lo que se piensa, que sin llegar al extremo del asesinato marcan de por vida a un jovencito, hombre o mujer, pudiendo afectar sus capacidades de convivir en sociedad. Casi siempre la afrenta viene de alguien cercano, de un familiar, un vecino, de un maestro. Lo más triste es que en algunos casos la misma madre asiste como testigo inerte o como cómplice del abuso. Hay parientes que por dinero o por hacer méritos con el poderoso, son un vehículo demasiado frecuente para el abuso. Hay gente que vive de eso, de explotar laboral o sexualmente a menores, sean o no sus hijos.

Lo invitamos a leer: Pobres niños nuestros

Pero tal vez el mayor de los abusos contra un menor es el abandono. Machotes que en busca de ratificación morbosa de su propia virilidad van regando irresponsablemente su semilla, para luego negarle el nombre y el sustento a las criaturas. Son verdadero productores de inopia y mendicidad. Y pueden llegar a ser para muchos modelos que se admiran. De esos violadores están llenos las altas dignidades de la empresa privada y el Estado. Puede ésta ser una de las causas de tanta violencia. El machismo inveterado, la complicidad o el silencio de quienes asisten al abuso, deberían tener, también, castigos ejemplares y el infierno.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Bertha Lucía
Bertha Lucía
2019-08-27 08:34:24
Las propuestas de castigo y aislamiento son comprensibles porque permitirle al violador el acceso al niño, es promover el abuso. No obstante, se ven venir grandes obstáculos como la dificultad de denunciar al pariente y así como la realidad de que, desapareciendo al problemático no desaparece el problema, más aún porque como señala el artículo, el abusador y el abusado suelen ser la misma persona en dos momento históricos diferentes. Continuar con el debate resulta interesante en cuanto a que la única salida es el crecimiento de la conciencia colectiva, más allá del repudio, buscando por sobre todo entender.

Destacados

María Fernanda Suárez
Columnistas /

El papel de la mujer en la minería

Marchas de estudiantes
Columnistas /

“El cambio viene, les guste o no”

Marcha de 2018
Columnistas /

El jueves sacaré mis viejos huesos a la calle

Peter Singer
Columnistas /

Enemigos de la dignidad humana

Protestas en Chile
Columnistas /

El rancho ardiendo… y Colombia ahí

Artículos relacionados

Que sabor tan malo el de la sangre
Columnistas

Que sabor tan malo el de la sangre

No sabe bien la sangre, ni derramarla es el ideal de la función pública. Hay que volver al ánimo de la reconciliación, de la resocialización y del reencuentro de...

Lo más leído

1
Política /

¿Y 20.000 votos de dónde? 

Aproximaciones a las causas que pueden explicar cómo la concejal Nataly Vélez logró sacar en las urnas...
2
Política /

La curiosa coincidencia de la nueva Asamblea

Los siete primeros renglones sacaron las mayores votaciones de sus partidos, mientras que los mismos...
3
Columnistas /

“El cambio viene, les guste o no”

La ciudadania quiere el cambio y se expresa marchando
4
Columnistas /

El rancho ardiendo… y Colombia ahí

A la pobreza consuetudinaria, se suma la indolencia también consuetudinaria de gobiernos que simulan ser...
5
Columnistas /

El jueves sacaré mis viejos huesos a la calle

Contra las expectativas creadas por la Constitución de 1991, la democracia colombiana -la política y la...
6
Columnistas /

El papel de la mujer en la minería

Aún no se logra un equilibrio entre hombres y mujeres dentro del sector minero que tanto aquí en Colombia...