¿Cómo explicar que se mate a los bien intencionados?

Autor: Mariluz Uribe
15 mayo de 2018 - 12:07 AM

Nos sorprendemos de que buscadores de paz, como los lanzados Guillermo Gaviria y Gilberto Echeverri, hayan muerto en su intento de conversar para obtenerla

“Los elegidos de los dioses mueren jóvenes”. Frase Cultura griega.

Y nos sorprendemos de que buscadores de paz, como los lanzados Guillermo Gaviria y Gilberto Echeverri, hayan muerto en su intento de conversar para obtenerla. Paz: No existe, en los diccionarios está definida como “terminación de la guerra”.

Con su buena voluntad, su amor por la patria, olvidaron aquello que decían los romanos: “Si quieres la paz, prepara la guerra” y en cambio, caminando solos se fueron a hacerse amigos de los llamados guerrilleros y a incitarlos a una paz, hasta amigos de ellos se hicieron, clases de inglés y algo más les dieron. Cuando de un momento a otro, no quedan claras las razones, fueron asesinados.

Lea también: Con eucaristía se recordó a Guillermo Gaviria y Gilberto Echeverri

Cuando uno es llamado “guerrillero”, le han dado un arma y tal vez quitado el alma; a lo mejor no piensa, se le ha roído el cerebro en el monte, en la separación de su familia, en el temor de no dar gusto a sus superiores (esos que mandaban sus hijos a estudiar a Suiza) y por otro lado abusaban de chicas inocentes, que seguramente se habían metido allá para evitar el maltrato en sus propias casas y de sus propios padres.

Pocos entenderán cómo funciona nuestro extraño mundo colombiano. Tengamos en cuenta que somos un país en el centro del planeta Tierra, lo cual significa el mejor clima, estar entre dos mares, pleno de ríos y montañas, planicies y selvas.

Habitado no sabemos cuántos siglos por los que llamamos indígenas, nacidos en él, luego invadido por los aventureros españoles bajo el comando de un italiano que seguro también vio poner el sol de Galileo, pensó en la redondez de la tierra, e ideó llegar a la India por otro camino, equivocado, pues llegó aquí con sus amigos, embarcados en tres carabelas cuyo relajado y verdadero nombre se ha mantenido en reserva.

Ver que los que llamaron indios no trabajaban como ellos querían y dedicarse a importar poblaciones africanas en las que los mismos hombres esclavizados debían remar para traer el barco, por lo cual sólo sobrevivieron los más fuertes, cuya descendencia a mucho honor aquí tenemos.

Isabel la reina (aunque ahora dicen que el viaje lo patrocinó otro personaje) mandó abrir loqueros, cárceles y hospitales, los que salieron, migraron a esta tierra, al otro lado del Atlántico, a la que luego se llamó América en honor del hacedor de mapas Americo Vespucio. Por fortuna Colombia no olvido a Cristóbal y honró su italiano apellido Columbus, poniendo a nuestro país Colombia.

Se esperaba lo mejor, después de Bolívar, de la independencia, de la libertad… teníamos el universo a nuestros pies. Quién creyera que las cosas irían hacia lo que es hoy nuestro extraño país.  En el que se dice que los niños no deseados, despreciados, maltratados se iban convirtiendo en malos para terminar en delincuentes. Dividirse entre buenos y malos; malos disfrazados de buenos y al revés. 

A mediados del siglo pasado se desató aquello que se llamó guerrilla (nombre de baja categoría.) Personalmente me tocó cuando Sangre Negra asaltó las fincas de Calandaima y Batavia que el presidente J. Holguín había dejado a su descendencia. Allá íbamos, cabalgando por entre pantanos, dormíamos en camas desfondadas. La ropa en armarios cubiertos con periódicos de 1914, baños improvisados en viejos comedores, empleadas que ejercían sus reinados. Bueno, hasta que llegó Sangre Negra a asaltar, se llevó las cositas valiosas de nuestros cuerpos, pero luego como que volvió por las fincas enteras, pues no volvía saber de ellas.

Miremos ahora: Siempre que hay alguien bueno, cosa escasa, y con buenas intenciones hacia los demás y no en provecho propio, es sacrificado. Si un primer ejemplo fue Jesús, de qué nos sorprendemos…

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Libros sin violencia, guerrilla ni droga
Columnistas

Libros sin violencia, guerrilla ni droga

La Biblia fue un libro prohibido hasta hace poco, 60s creo, cuando Pablo VI, abolió el Índice de los Libros Prohibidos

Lo más leído

1
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
2
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
3
Salud /

La legalidad facilita el consumo de popper

Si una persona inhala popper y la consume en su diario vivir, podría convertirse en una sustancia...
4
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
5
Columnistas /

Ingeniería y ética profesional

La ética en la ingeniería empieza por establecer que la responsabilidad primaria del ingeniero es...
6
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo