Editorial

Por la libertad
3 de Mayo de 2015


Validada por delegación de los ciudadanos, la garantía de la libertad de prensa impone a sus beneficiarios las responsabilidades de veracidad, rigor investigativo, imparcialidad frente a los actores, así como el pluralismo.

Sócrates con su Apología; Picasso con el Guernica, Beethoven con la Sinfonía 3; García Lorca y el poema Antoñito el Camborio, Antonio Nariño y la Declaración de los derechos del hombre y el ciudadano; Gandhi y la Marcha de la sal; Martin Luther King y la Marcha sobre Washington, Jorge Enrique Pulido, san Maximiliano Kolbe, las Damas de Blanco, Andrei Sajarov, habitaron tiempos y lugares distintos, acariciaron sueños distantes. Sin embargo, estaban unidos por su decisión de contar verdades silenciadas por otros. Por levantar la voz sufrieron la pena capital, el destierro, la prisión o persecuciones; por eso mismo se hicieron inmortales como baluartes de la libre expresión, madre de la libertad de prensa. Estos dos derechos, blanco de los autócratas y aliento de la democracia, se revisan y celebran cada 3 de mayo en el Día de la libertad de prensa y expresión.


La Unesco, delegataria de la conmemoración y concedente del premio Guillermo Cano, valora la libre expresión como potestad inalienable del ciudadano y destaca la libertad de prensa como sustento de la democracia “al informar de forma contextualizada sobre los temas relevantes para todos los ciudadanos y ciudadanas, al agendar en debate público las cuestiones centrales para el desarrollo y la democracia, al actuar como perro-guardián de los gobiernos y otros actores”. Validada por delegación de los ciudadanos, la garantía de la libertad de prensa impone a sus beneficiarios las responsabilidades de veracidad, rigor investigativo, imparcialidad frente a los actores, así como el pluralismo que se realiza superando subjetivismos y afanes de manipulación. Tales garantías imponen compromisos de formación de los ciudadanos para la democracia.


En 2015 se conceden los dos galardones símbolo de las batallas por la libertad, el Guillermo Cano de la Unesco y el Ortega y Gasset del grupo Prisa a periodistas perseguidos por regímenes autocráticos. En Riga, capital de Letonia, la familia del periodista y abogado Mazen Darwish recibirá en su nombre el premio Guillermo Cano. Él estará ausente, pues desde el 16 de febrero de 2012 fue apresado por el Gobierno de Bashar al Assad, que con apoyo de la Procuraduría siria lo acusó de violaciones a la ley antiterrorismo, por “incitar rebeliones internas y motivar a organizaciones internacionales a condenar a Siria”. El fundador del Centro sirio para la libre expresión y los medios permanece en una prisión de alta seguridad en Damasco. Para el 6 de mayo está citada la entrega de los premios Ortega y Gasset, que en la categoría trayectoria profesional será concedido al venezolano Teodoro Petkoff, como reconocimiento a “la extraordinaria evolución personal que le ha llevado desde sus inicios como guerrillero a convertirse en un símbolo de la resistencia democrática a través del diario que dirige”. Además del acoso judicial al octogenario director, la guerra económica ha logrado queTal cual no circule en su versión impresa.


Los estudios sobre libre expresión en Colombia y Antioquia confirman que el Estado respeta el periodismo libre, aunque existen preguntas sobre el manejo de algunos recursos oficiales para publicidad. Tal respeto es empañado por agresiones de grupos criminales asociados a la economía ilegal y las disputas territoriales, que crecen en forma alarmante. A partir de informes entregados por la Flip, el 3 de mayo de 2013 reconocimos que en Antioquia preocupaban cinco amenazas contra la libre expresión. Organizaciones profesionales que coadyuvan a la labor de la Flip y tienen otras redes, como la recién desaparecida Asociación de periodistas de Antioquia, denuncian entre 2014 y 2015 la existencia de 26 amenazas, intimidaciones y otras agresiones a la libre expresión, siendo la más execrable el asesinato del colega Luis Carlos Cervantes, ocurrido en Tarazá el 12 de agosto del año pasado, y las persistentes amenazas a la columnista Ana Cristina Restrepo Jiménez, tras una investigación sobre microtráfico realizada en el barrio Prado y recientemente publicada. 


Como homenaje y compromiso con la libre expresión, el 3 de mayo de 2012 nació FundaMundo, propietaria del periódico EL MUNDO y gestora del proyecto Educar mientras se informa, iniciativa que contribuye con el sistema educativo para el fortalecimiento de las capacidades ciudadanas y las competencias lecto-escritoras de los alumnos de básica y media. Realizar un periodismo tan sereno y responsable que informe con imparcialidad, explique con claridad y propicie análisis plurales del acontecer, es mandato fundacional que acatamos y por el que seguimos velando en homenaje a la libre expresión: la nuestra, la de nuestros columnistas y la de nuestros lectores.