Con doble subasta, Colombia empezó a diversificar su matriz energética

Autor: Javier Restrepo Gonzalez
19 agosto de 2018 - 10:10 AM

Por un lado, el Ministerio de Minas avanza en la primera subasta de contratación a largo plazo, que abre el espacio a la integración de las fuentes renovables; por otro lado, la Creg convocó la subasta de confiabilidad para hacer frente a la expansión que el sistema requiere y a la contingencia de Hidroituango.

Medellín

Desde 2013, cuando Colombia comenzó a adquirir compromisos internacionales en materia de energías renovables con miras a promover el desarrollo económico sostenible y la reducción de emisión de gases de efecto invernadero, el Gobierno Nacional empezó a construir una política pública encaminada a fortalecer, complementar y diversificar la matriz energética, dando cabida a las energías renovables no convencionales dentro del Sistema Energético Nacional.

La iniciativa, acorde a las tendencias mundiales de producción limpia y reducción de la huella de carbono, adquirió notoriedad cuando en mayo del presente año la contingencia ocurrida en la construcción de la central hidroeléctrica de Ituango (Hidroituango) puso al país a pensar en la manera en que se iba a reemplazar la energía que ese proyecto, el más grande en la historia de Colombia, iba a dejar de generar.

Lea también: Sector minero-energético ve buenas señales en el gobierno Duque

Según la planeación de largo plazo de las autoridades del sector minero energético, en la subasta de energía celebrada en 2008 el entonces denominado proyecto Pescadero Ituango se había comprometido a generar, a partir de 2018, 1.085 GWh / año, valor que se incrementó a 4.567 GWh / año a partir de 2021 en la subasta celebrada en enero de 2012, cuyo margen de planeación estaba en el rango de 2016 a 2022.

Y si bien, según la Comisión de Regulación de Energía y Gas, Creg, y el Ministerio de Minas y Energía, el país cuenta con la suficiente energía en firme para atender el crecimiento de la demanda, por lo menos hasta el año 2020, tanto el Ministerio como la Comisión pusieron en marcha, casi de manera simultánea, dos subastas; la primera de ellas, denominada de largo plazo, para integrar al sistema 3.443 GWh / año a partir de diciembre de 2022, y la segunda, denominada de expansión del Cargo por Confiabilidad, también para el período 2022-2023 la cual, según le confirmaron a ELMUNDO.COM fuentes del viceministerio de Energía, incluye un incentivo para los proyectos que puedan entrar en operación antes de esa fecha, es decir en el año 2021 o antes.

Le puede interesar: Inauguran central hidroeléctrica en Liborina

En qué se diferencian

Según el viceministro de Energía, Diego Mesa, la principal diferencia entre las dos subastas es el producto. “Para la subasta del cargo por confiabilidad el producto es energía firme, es decir, energía que se garantiza para entregar hora a hora por parte de los generadores, incluso en las condiciones más críticas del sistema”, como por ejemplo la presencia del fenómeno de El Niño, mientras que para la subasta de contratos de energía media a largo plazo “el producto es energía medía en un periodo de un año, sin compromiso horario”.

A su vez, la presidente de Asociación Colombiana de Generadores de Energía, Acolgén, Ángela Montoya Holguín, ilustró que la subasta de expansión del Cargo por Confiabilidad “busca garantizar la energía suficiente para brindar seguridad en la atención y respaldo para el abastecimiento continuo de energía en el sistema”.

Lea además: EPM propondrá vender acciones en ISA y enajenará otras participaciones

Santiago Ortega,  director de la Estrategia de Energías Renovables de la Universidad EIA, Energeia, explicó que históricamente las subastas que se han hecho en Colombia son las de cargo por confiabilidad puesto que “como aquí tenemos el fenómeno de El Niño, necesitamos tener energía confiable durante esos periodos”.

“Se les dice a los generadores que se necesita energía confiable y al precio más barato; cuando un generador se gana esa subasta, se le paga a un cargo fijo, así fue como se expandió el sector eléctrico en Colombia”, añadió y aclaró que “las fuentes renovables no pueden dar esa confiabilidad”  puesto que no se pueden almacenar ni el viento ni la radiación solar, como sí se  almacena el agua en un embalse o el combustible para una planta térmica.

Conozca más: Colombia y el camino hacia las energías limpias

En efecto, según el viceministro de Energía, desde el año 2006 se vienen realizando las subastas de Cargo por Confiabilidad “con el objetivo de satisfacer las proyecciones de demanda de energía eléctrica en el país”. Lo que se adjudica en cada subasta se denomina Obligación de Energía Firme que se exige a los generadores en condiciones críticas del mercado, mientras la subastas de contratos de largo plazo, es un nuevo instrumento cuyos objetivos, según el Decreto 570 de 2018, pasan por “aumentar la resiliencia de la matriz de generación a través de diversificación, aprovechar la complementariedad de los recursos renovables, aumentar la seguridad energética regional y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Lo que se espera

Si bien el Ministerio de Minas hace énfasis en que la subasta de contratos de energía media a largo plazo se definió previamente a la situación de Hidroituango y “fue estructurada para promover proyectos de generación de energía que le aporten diversificación, complementariedad, seguridad energética regional y reducción de emisiones a la matriz de generación actual”, el hecho de que los generadores que resulten seleccionados vayan a incorporar nueva energía al sistema a partir del año 2022, va a permitir gestionar de mejor manera los efectos de la contingencia de Hidroituango.

Le invitamos a leer: Energías limpias, un asunto de competitividad y educación ciudadana

“La subasta de largo plazo se venía pensando y se venía estructurando desde el año pasado, porque era la forma como el ministerio estaba pensando en expandir el sistema e iba a haber solamente esa subasta. Pero cuando llega lo de Hidroituango, cuya energía iba a dar confiabilidad hasta 2025 y no se iban a requerir nuevas subastas de confiabilidad, entonces se abre una nueva para cubrir el hueco que deja”, dijo el director de Energeia, Santiago Ortega.

De hecho, la resolución de la Creg que convoca la subasta de Cargo por Confiabilidad, plantea un esquema de incentivos a la entrada temprana, que beneficia a los generadores que puedan empezar a cumplir obligaciones de energía firme (OEF) entre el 1 de diciembre de 2021 y el 30 de noviembre de 2022.

Además: Qué debe seguir para Hidroituango

“Si la planta o unidad de generación inicia operación comercial antes del 1 de diciembre de 2021, el agente que la representa podrá anticipar el inicio del periodo de vigencia de la OEF que le fue asignada en el proceso de subasta y obtener una remuneración adicional”, señala el artículo octavo de la resolución que convoca a la subasta. Tal remuneración adicional corresponde a dos dólares americanos por megavatio/hora sobre el precio de cierre de la subasta.

Ahora, si bien la subasta de largo plazo está pensada para diversificar la matriz energética y en tal sentido las fuentes no convencionales son el objetivo, ello no significa que los generadores de este tipo de energía no puedan participar en la subasta de cargo por confiabilidad.

También: Los riesgos de la diversidad energética

A favor de esa participación habría que decir, como lo explica el docente e investigador Santiago Ortega, que en términos de infraestructura es mucho más fácil construir una planta solar que una hidroeléctrica o una térmica. El problema, según explico el viceministro de Energía, Diego Mesa, es que “los proyectos que utilizan fuentes energéticas variables, como solar y eólica, por sus mismas características no pueden ofrecer mucha energía firme (entre 10% y 20% de su capacidad instalada), por lo que su participación en la subasta de cargo por confiabilidad sería marginal”.

“Las renovables nunca van a ser el principal motor generador del país, porque un embalse es un batería muy grande y la solar y la eólica no se puede almacenar. Cuando se tiene la combinación, funciona muy bien”, enfatizó Ortega.

 

Escenario para EPM

Si bien Empresas Públicas de Medellín, EPM, constructor y socio del proyecto Hidroituango, no quiso referirse a su posible papel en las dos subastas abiertas puesto que “la empresa está acabando de afinar su estrategia y por el momento no considera oportuno pronunciarse al respecto”, según le dijo uno de sus funcionarios a ELMUNDO.COM, lo cierto es que tanto en la de largo plazo como en la de confiabilidad tiene espacio para intervenir.

De su interés: Regasificadora del Pacífico, el gran dilema del sector energético

La existencia del parque eólico Jepirachi en La Guajira, con una capacidad instalada de 19,5 MW de potencia nominal mediante quince aerogeneradores de 1,3 MW cada uno, le permitiría optar por un contrato en la subasta de largo plazo mientras que el propio proyecto Hidroituango, podría ser incluido en la subasta de Cargo por Confiabilidad, en los términos del artículo 9 de la resolución que la convoca.

Tal artículo señala que las plantas o unidades de generación que hayan recibido asignaciones de obligaciones de energía en firme (OEF) en subastas anteriores “podrán participar en la asignación de OEF de la subasta de que trata esta resolución” si, por un lado, están en operación y cuentan con energía en firme no comprometida o, por otro lado, si están en construcción y tienen energía en firme no comprometida, tal como era el escenario de Hidroituango tras la subasta de enero de 2012.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

La inteligencia artificial al servicio de la salud
Ciencia /

La inteligencia artificial al servicio de la salud

Jesús Abad Colorado estuvo en Artbo
Palabra & Obra /

¿Qué le pasa a Medellín?

Obra montada por El Candombe en homenaje a Evaristo Carriego
Palabra & Obra /

19 años del Candombe

Encuentro de Dirigentes de Occidente Irene Gaviria El Mundo
Política /

Panorama político

Obras del Museo del Prado
Artes Plásticas /

Galería itinerante del Museo del Prado se instaló en Parques del Río

Artículos relacionados

sector minero energético
Minas Y Energía

Sector minero-energético ve buenas señales en el gobierno Duque

El nombramiento de técnicos y conocedores de la materia en los ministerios y agencias del Estado ha despertado el optimismo entre los gremios, quienes esperan ver...
Minería
Gobierno

En firme Política en Derechos Humanos del Sector Minero Energético 

El ministro de Minas y Energía invitó a gremios, organizaciones sociales y ciudadanos a ser garantes y promotores de la aplicación de la Política.
Centro de Control del Centro Nacional de Despacho
Minas Y Energía

El cerebro de la interconexión eléctrica nacional se renueva

Con la presencia de todas las autoridades del sector energético colombiano, XM inauguró ayer el nuevo Centro de Control del Centro Nacional de Despacho, que...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿La CPI lucha realmente contra la impunidad?

La CPI juega un papel nefasto cuando pesa y logra torcer los debates de los partidos políticos, del...
2
Palabra & Obra /

¿Qué le pasa a Medellín?

Reflexiones sobre la ausencia de apuestas para formar públicos en artes visuales en “la ciudad de las...
3
Minas Y Energía /

¿Qué falta para que EPM entre a casa de máquinas en Hidroituango?

Al menos cuatro pasos más debe dar la empresa antes de cerrar el paso de agua y comenzar a recuperar el...
4
Política /

Panorama político

Segundo capítulo en la tenaz pelea entre las familias liberales: los Elejalde y los Guerra.
5
Columnistas /

Craso error político

No se puede gobernar desde las alturas del conocimiento a ciudadanos pegados a la tierra, que deben vivir...
6
Columnistas /

Historia de Colombia a cuentagotas 12

Además de su interés por las ciencias naturales, estos criollos ilustrados se preocuparon por conocer y...