Aclarar y castigar los homicidios de líderes sociales y políticos

Autor: Dirección
6 julio de 2018 - 12:00 AM

La impunidad en estos crímenes favorece a los criminales; propicia fantasmas que ensombrecen la democracia, como es el “genocidio de la UP”, y les abre el camino a propagandistas

Los recientes asesinatos de líderes sociales o políticos en zonas de conflictividad han prendido las alarmas por la inseguridad que desde noviembre de 2016 y hasta el mediodía del jueves 5 de julio había costado la vida de 178 de ellos, según cifras de la Policía Nacional. También genera alertas por la impunidad que permite que esos crímenes se sigan cometiendo y favorece confusiones sobre causas, víctimas y culpables.

Lea también: Santos ordena investigar acciones para proteger a líderes sociales

La muerte, en razón de su ideología o trabajo comunitario, de quienes tienen legitimidad como líderes sociales y políticos de comunidades abandonadas y, la más de las veces, victimizadas, reclama la condena y la solidaridad unánime de la sociedad y es una desgracia colectiva que hace máximas exigencias al Estado. Mucho más cuando es una tragedia que muchos previmos podía ocurrir en el marco de la firma de un acuerdo de paz que ha garantizado impunidad, aumento del narcotráfico y crecimiento de viejas y nuevas organizaciones criminales en territorios donde hoy están ocurriendo gran parte de las victimizaciones. 

Puede interesarle: Amnistía denuncia retroceso de Latinoamérica en Derechos Humanos

Para los crímenes de líderes sociales y políticos no caben anuncios grandilocuentes; su combate se hace con acción eficaz de la fuerza pública para contener a los responsables de estos crímenes y controlar los factores que provocan el aumento de la violencia, como son las crecientes actividades de la economía criminal, en especial minería ilegal, narcotráfico y tráfico de personas. Esta presencia y acción son deudas que el gobierno que está terminando tiene con las víctimas y el país, y por las que no le sale proponer estrategias y planes tardíos que pretende heredar a quien en un mes asumirá la responsabilidad de avanzar en la seguridad de los colombianos.

Vea también: Los amigos de “la paz” le señalan las fallas al proceso

La justicia tiene enorme responsabilidad con el esclarecimiento y castigo de esos crímenes. Es deber imperativo de la Fiscalía investigar con prontitud y rigor cada uno de los casos, a fin de explicar cuáles asesinatos fueron perpetrados en razón de la actividad ideológica, política o social de las víctimas; cuáles de ellos son producto de disputas asociadas a la economía criminal, y, finalmente, cuáles se asocian a razones personales o, incluso, a la vinculación de los líderes sociales asesinados a las organizaciones criminales en confrontación. El esclarecimiento debe llegar acompañado de sanciones eficaces a los culpables, pues la debilitada justicia colombiana no puede darse el lujo de permitir la impunidad que protegería a los criminales y propiciaría nuevos fantasmas, como el siempre presente, acrecentado por razones ideológicas y políticas, del genocidio de militantes de la UP.

Lo invitamos a leer: Reflexiones tras la condena por el crimen de Luis Carlos Cervantes

La condena por estos gravísimos crímenes no puede ser, como ya la están convirtiendo, una causa política de sectores extremistas que pretenden apoderarse de todos los muertos, así no les sean afines, para empeños propagandísticos en los que la humanidad de los muertos y el sufrimiento de los deudos -familias y comunidades- desaparecen por el interés político de los manipuladores de turno.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Alberto
Alberto
2018-07-06 10:03:45
También hay personas que se oponen a megaobras no socializadas, que llegan a adquirir tierras a la brava. Por criticar esas conductas también las matan

Destacados

Somos calentura
Palabra & Obra /

Somos calentura: con el sinsabor de la supervivencia

Jorge Amado
Palabra & Obra /

Cacao, una novela social

La gira de Destruction
Palabra & Obra /

Destruction, viejaguardia del thrash metal

Museo Casa de la Memoria Medellín
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

Artículos relacionados

De victimarios y víctimas en la campaña de Gustavo Petro
Editorial

De victimarios y víctimas en la campaña de Gustavo Petro

Convertida en dilema, esa confluencia impone un enorme reto conceptual y ético para Gustavo Petro, quien todavía no se pronuncia.
El posacuerdo que heredó el Bajo Cauca
Editorial

El posacuerdo que heredó el Bajo Cauca 

La huida de casi mil personas, la mayoría mujeres y niños, que han buscado refugio en el municipio de Cáceres, Bajo Cauca antioqueño, reflejan las consecuencias de...
Caletas y homicidios del posacuerdo amenazan “la paz”
Editorial

Caletas y homicidios del posacuerdo amenazan “la paz”

La aparente tranquilidad del país pende del hilo que deberá mover el gobierno que ordene a las Fuerzas Militares retomar la moral y su organización, para controlar...

Lo más leído

1
Política /

Senador Iván Agudelo arma rancho aparte

Anda consiguiendo candidatos para afrontar la campaña territorial en Antioquia y Medellín. Ya se deja ver...
2
Política /

Panorama político

El contraste a la cosecha de divorcios políticos que se presentó en las últimas semanas en Antioquia, lo...
3
Política /

Un huracán pasó por la Asamblea

Pese a los estragos que causó el ciclón la vieja coalición resistió el impacto. El diputado liberal de...
4
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
5
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Crónica con fábricas muertas, el puente de “Brooklyn” y la quebrada Santa Elena.
6
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...